Microrrelatos

Liberación momentánea

Detuve la mirada en cada elemento que se encontraba en mi campo visual y sentí una sensación asfixiante: aquel entorno me ahogaba. Sentí la necesidad de romperlo todo, pero no directamente. Corrí, corrí tan rápido como pude, ejecutando zancadas torpes de las que apenas era consciente; solo me centraba en sentir cómo se liberaba la opresión de mi pecho. Cuando no quedaba más dolor, me detuve. Sonreí. Abrí los ojos y clavé la vista en mis pies, rodeados por una especie de lodo nauseabundo. Y entonces la angustia se apoderó de nuevo de cada partícula de mi ser. Volví a correr para liberarme una vez más. Pocos segundos después, las puntas de los pies se clavaron en aquella mezcla de tierra y agua. La planicie que tenía delante se había convertido en mi mente en un precipicio. Inconscientemente, me obligué a darme la vuelta y a contemplar todo lo que había dejado atrás, todo lo que había destrozado a mi paso. Volver era la única opción.

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s