Microrrelatos

Toujours près de toi

Desde una nada, se sumergió en mis ondas y creí que la realidad había vuelto al pasado. La impresión de que volvía a estar aquí dejó mi cara congelada en otro país, y al mismo tiempo yo me hacía a la idea de que la verdad no era su carencia. En ese mismo instante, seis años de nostalgias se hacían agua pasada, y las letras que conformaban su nombre volvieron a cobrar la importancia que nunca habían perdido; estaba contemplando su efigie actual. Pero de repente todo se evaporó y tuve la sensación de que alguien me había prevenido.

Él volvía a existir solamente en un retrato grabado en un soporte de papel y en un recuerdo. El engaño de una impresión no es nada más que un sueño, y mi pequeño imperio de ensueño se había desmoronado en cuanto mi conciencia real dejó de formar parte de él.

Nuestras propias invenciones son minúsculos recortes de fotografías que se secan al sol. En cuanto su nitidez se disipa y su contenido se borra por completo, se vuelven el blanco inicial en donde nunca hubo trazo alguno.
Al abrir los ojos, lo que en un momento había creído verdadero había desaparecido en un huracán espacial, y pasé el resto de mi vida anhelando fundirme con él.

DSC_1372

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s