Instintos básicos · Microrrelatos · Relatos

La piel del daño

6745728_orig

Siempre creí que la palabra animal llevaba implícita la noción de libertad, mas a mí han intentado apresarme demasiadas veces. Permanecí domesticada, siempre curvada, a la izquierda de los que sorteaban mi rumor, supuestamente molesto.

Un día que creí perder todo escudo, la piel invocada por vuestro daño se accionó sola y fue recubriendo paulatinamente mi cuerpo magullado. Reconozco que al principio me asusté. Luego, mi apariencia serpentina cautivó mi inocencia.

A día de hoy, mi lengua se iza como bandera de la sensualidad. Ojalá pudiera introducir mi músculo en vuestras orejas tapiadas y preguntaros una y otra vez, siempre, infinitamente, el motivo del desdén. ¿Simple diversión?

Yo, simplificada a puro acompañamiento, diversión de los maquiavelos, animal sin mínima posibilidad de lo salvaje, rompo ya con el peso del hierro, me asimilo, me significo, me poseo, y extiendo sobre vosotros el frío eterno. De mi boca se dispone a salir la nieve.

Texto escrito para o proxecto Instintos básicos. Fotografía: Fran Cortizo

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s